Imprimir 

           La Terapia Ocupacional se centra en valorar la capacidad del niño para desempeñar las actividades de la vida diaria. El terapeuta interviene cuando dicha capacidad está mermada por alguna circunstancia que cursa trastornos físicos, psíquicos, sensoriales o sociales. Se establece un tratamiento adecuado, donde el niño realiza una o varias actividades con el propósito de alcanzar la máxima independencia en su vida diaria.

          El objetivo final es alcanzar la máxima independencia a la cual el niño pueda llegar. En algunos casos para ello es necesario valorar la adaptación y uso de ciertos dispositivos (ayudas técnicas).

Otros objetivos:

               -disminuir el trastorno que presente el niño

               -prevenir otros trastornos asociados

               -mantener la autonomía alcanzada

Usamos cookies para mejorar su experiencia en nuestra web. Más información en: Guía de uso de las cookies.

  Acepto el uso de las cookies en este sitio.